loading request

El cuerpo humano puede hacer frente a comer de forma ocasional, pero los atracones continuos tendrán graves efectos sobre la salud

Henry_ht


El cuerpo humano puede hacer frente a comer de forma ocasional

Comer tan poco en 24 horas puede tener algunas consecuencias negativas para nuestra salud, incluidas concentraciones elevadas de azúcar en la sangre.

Ya sea que se trate de una barbacoa de verano con amigos, su comida favorita para llevar o una cena de Navidad, probablemente todos podamos recordar los momentos en que hemos comido más comida de una sola vez de la que necesitábamos.

Tendencia de consumo ocasional de alimentos

Mucha investigación ha analizado los efectos a largo plazo en la salud del consumo excesivo de calorías, que incluyen un mayor almacenamiento de grasa, un control endocrino (hormonal) deteriorado y cambios en nuestro músculo esquelético y tejido adiposo. Sin embargo, se sabe poco sobre cómo nuestro cuerpo hace frente a estas ocasiones excepcionales de indulgencia excesiva, y si tienen algún efecto en nuestra salud en general, que es lo que nuestro último estudio tuvo como objetivo descubrir.

Consumo ocasional de alimentos ejemplo

La tribu Maasai en África Oriental recibió un disparo en Kenia en 2005. Crédito de la imagen: wikipedia

Los humanos tienen una gran capacidad para comer en exceso durante un período prolongado de tiempo. Por ejemplo, los miembros de la tribu Massa participan en Guru Walla, el festival tradicional de engorde donde intentan ganar el mayor peso posible comiendo tanto como pueden. Muchos miembros ganan 11 kilogramos de grasa en solo dos meses al comer aproximadamente 8700 calorías por día, más de tres veces lo que se les recomienda a la mayoría de los adultos que coman en un día.

Si bien este es un ejemplo extremo, nos muestra que nuestros cuerpos son fácilmente capaces de comer en exceso, lo cual no es necesariamente algo bueno. Incluso tan solo 24 horas de sobrealimentación pueden tener algunas consecuencias negativas para nuestra salud, incluida la elevación de las concentraciones de azúcar en la sangre.

¿Cuanto debo comer al día?

En nuestro último estudio, queríamos entender cuánto pueden comer los humanos cuando superan el punto de plenitud. También queríamos saber qué efecto tiene esto en el cuerpo, midiendo cómo comer en exceso afecta el metabolismo en las horas posteriores a la comida.

Observamos a un grupo de 14 hombres sanos entre 22 y 37 años. En una prueba, les pedimos que comieran tanta pizza como pudieran hasta que se sintieran llenos. Comieron aproximadamente 1500 calorías en promedio, justo debajo de una pizza grande.

En un día separado, les pedimos que comieran hasta que ya no pudieran más, yendo más allá de la sensación normal de saciedad. Sorprendentemente, lograron comer casi el doble: alrededor de 3.000 calorías en promedio, aunque algunos pudieron comer el equivalente a casi dos pizzas grandes y media (4.800 calorías). Esto sugirió que cuando te sientes lleno, probablemente solo estés medio lleno.

Resultados de la investigación

Se tomaron muestras de sangre a intervalos regulares durante cuatro horas después del comienzo de la comida para ver cómo estaba lidiando el cuerpo. Sorprendentemente, a pesar de comer el doble de alimentos, solo hubo un pequeño aumento en los niveles de azúcar y grasa en la sangre.

Ser capaz de mantener el azúcar y la grasa en la sangre en un rango normal indica qué tan saludable es el metabolismo de una persona. También puede mostrar el riesgo de desarrollar enfermedades, como diabetes tipo 2 o enfermedades cardiovasculares.

En personas saludables y físicamente activas

En estas personas físicamente activas y saludables, el cuerpo puede controlar el azúcar y la grasa en la sangre después de una gran comida al trabajar un poco más de lo normal para controlar el metabolismo.

Vimos que las hormonas liberadas por el intestino y el páncreas (incluida la insulina) ayudaron al cuerpo a regular los niveles de azúcar en la sangre. La frecuencia cardíaca también se elevó después de la comida, lo que confirma que el cuerpo estaba trabajando más para mantener las cosas bajo control.

Situación mental de los participantes

También medimos cómo se sintieron las personas durante el período posterior a la comida, al observar la plenitud, la somnolencia y los antojos de ciertos tipos de alimentos.

Si bien a menudo sentimos que tenemos espacio para el postre, los participantes de nuestro estudio tenían poco deseo de comer algo (incluso alimentos dulces) cuando comían más allá del punto de sentirse cómodamente llenos, incluso cuatro horas después de la comida. También descubrimos que las personas se sentían más somnolientas y menos enérgicas después de comer demasiado.

Limitaciones y posibles resultados de comer en exceso

Solo medimos hasta cuatro horas después de la comida para obtener una instantánea de cómo los participantes estaban lidiando con comer en exceso. Si medimos un período más largo, seis u ocho horas, por ejemplo, es posible que hayamos visto algunas diferencias más, especialmente porque las concentraciones de grasa en la sangre permanecen elevadas por más tiempo.

Sin embargo, nuestros resultados nos dicen que una comida en exceso no causa mucho daño a su salud, aunque 24 horas de comer en exceso parece tener un efecto. Por lo tanto, el foco de más investigación puede ser comprender cómo nuestros cuerpos hacen frente a la próxima comida después de una borrachera.

Justificación del estudio realizado

Comprender cómo el cuerpo se las arregla tan fácilmente con ocasiones de ingesta extrema de calorías nos ayuda a comprender lo que sale mal a largo plazo. Los seres humanos sanos dependen de la capacidad del cuerpo para trabajar más en tiempos de necesidad (al aumentar la insulina, las hormonas intestinales y la frecuencia cardíaca) para mantener el control metabólico.

Cuando repetidamente comemos demasiadas calorías en cada comida, se producirá un síndrome metabólico (una combinación de presión arterial alta, diabetes y obesidad) y el cuerpo no podrá reaccionar ante estas situaciones.

Nuestro cuerpo es capaz de lidiar con el exceso de calorías

Antes de comenzar el estudio, esperábamos que el cuerpo luchara con el enorme exceso de calorías de comer en exceso. Nuestros resultados muestran la notable capacidad del cuerpo para lidiar con el estrés de comer demasiados alimentos, al regular estrictamente las concentraciones de azúcar en la sangre y la presión arterial. A lo largo de la historia, el cuerpo humano ha tenido que hacer frente a períodos de hambruna y abundancia; este estudio es otra demostración de esa adaptación evolutiva.

exclusiones de la investigación

Aunque nos enfocamos en participantes jóvenes y saludables, será importante ver cómo el cuerpo hace frente a comer en exceso en personas con sobrepeso o con riesgo de enfermedad, como la diabetes tipo 2. Pero aunque comer en exceso a veces puede ser normal, y no representa un gran riesgo para nuestra salud, es importante enfatizar que comer más de lo que necesitamos de manera regular no es saludable.

Esto se debe en parte a que comer más calorías de las que se requieren durante un período de tiempo prolongado conducirá a un aumento de peso y podría provocar una enfermedad metabólica.

El cuerpo humano puede lidiar con el consumo excesivo ocasional, pero los atracones continuos tendrán graves efectos sobre la salud.

agosto 5, 2020

Contenido relacionado