loading request

¿Qué parte del databerg de su empresa está sumergido?

Henry_ht


Las empresas solo entienden realmente una pequeña cantidad de la cantidad cada vez mayor de información que recopilan sobre los clientes. La pandemia de Covid-19 ha aumentado la presión para abordar este aspecto de sus operaciones.

Cuando atraviesan una recesión, las empresas deben operar con niveles de eficiencia aún mayores de lo habitual. Existe una reacción natural para que los consumidores gasten menos, lo que significa que las empresas deben utilizar todos sus activos y recursos para mantener sus puertas abiertas. Los costos se reducen en la medida de lo posible y las ganancias deben maximizarse. En pocas palabras, las empresas deben hacer más con menos, lo que crea un problema con el principal activo empresarial que nunca deja de crecer: los datos.

No solo los datos continúan creciendo, sino también los requisitos que los rodean, con un mayor cumplimiento legal y riesgos en constante evolución de actos ilícitos externos. Ahora, más que nunca, las empresas necesitan visibilidad, acceso y comprensión de todos sus datos, especialmente si van a administrarlos de manera eficaz en un entorno de escasez de efectivo.

Las prácticas de trabajo modernas exigen cada vez más la disponibilidad de datos en la nube, algo agravado enormemente por los patrones de trabajo de Covid-19. Con mucha gente todavía trabajando desde casa, una tendencia que podría estar aquí para quedarse, tener acceso flexible a los datos se está volviendo cada vez más importante. La nube permite exactamente esto.

Incluso antes de esta evolución acelerada de las prácticas laborales, las empresas estaban deseosas de adoptar la tecnología en la nube. En el informe Veritas Databerg de 2015, los responsables de la toma de decisiones de TI predijeron que el 43% de los datos se almacenarían en la nube en un año. Sin embargo, en el informe de seguimiento de 2020 de Veritas UK Databerg de este año, el número real solo es del 47 por ciento. Un crecimiento del 50 por ciento de los datos en entornos de nube tomó casi cinco años, en lugar de los 12 meses que las organizaciones habían predicho anteriormente. Este crecimiento se ha mantenido atrofiado, a pesar de que muchas empresas superaron algunas de las principales reservas que las habían frenado en 2015, y la proporción que expresó temor por la imprevisibilidad de la nube cayó del 49% al 21% durante este tiempo.

En cambio, estos viejos temores han sido reemplazados por otros nuevos, ya que las empresas ahora citan las preocupaciones sobre la pérdida de datos y las infracciones de cumplimiento como desafíos para la adopción de la nube. En última instancia, estos temores se derivan de una falta de control. Para obtener esta sensación de control, las empresas necesitan una visibilidad total de sus datos.

A medida que más y más empresas buscan brindar una experiencia de cliente más personalizada, la cantidad de datos que recopilan continúa creciendo y, como resultado, tienen una gran cantidad de datos a su disposición. Gran parte de estos datos se pueden utilizar para proporcionar un beneficio real, ayudando a las empresas a alcanzar sus objetivos y alcanzar la rentabilidad.

Sin embargo, el informe Databerg de 2020 reveló que el 28 por ciento de los datos almacenados por las empresas son redundantes, obsoletos o triviales (ROT), mientras que un 53 por ciento adicional todavía se considera ‘oscuro’ (datos que no están clasificados ni etiquetados, es decir, empresas no está seguro de qué es o si tiene algún valor).

Esto significa que solo el 19 por ciento de los datos que las empresas utilizan actualmente se reconocen y comprenden. Los enormes niveles de datos oscuros y ROT que llevan las empresas se reducen a una cosa: prácticas inadecuadas de gestión de datos. Casi no debería haber datos dentro de la empresa que no estén clasificados. Esta falta de visibilidad significa que hay una gran cantidad de datos que podrían proporcionar valor comercial o podrían eliminarse. De cualquier manera, ayudaría a las empresas a usar sus datos de manera más eficiente, optimizando el gasto de almacenamiento en el proceso.

Además, cuando los datos se combinan con soluciones de información precisas y confiables, pueden brindar a las empresas una visibilidad completa de lo que vive y dónde, ayudándolas a cumplir con las regulaciones de datos como GDPR. Las empresas que no cumplan con estas regulaciones corren el riesgo de un enorme daño financiero y de reputación, particularmente a medida que los consumidores se vuelven más cautelosos sobre cómo se utilizan sus datos a raíz de ataques de ransomware, como la violación de Garmin de alto perfil. Las empresas necesitan confianza en sus prácticas de gestión de datos para poder avanzar con convicción, y la visibilidad es clave para ello.

A pesar de los temores existentes sobre la pérdida de datos y las infracciones de cumplimiento, los responsables de la toma de decisiones de TI todavía esperan que el 64 por ciento de los datos empresariales se almacenen en la nube durante el próximo año, lo que está muy por encima de la tasa de crecimiento actual. Para lograr esto y evitar perder sus objetivos comerciales y tecnológicos, las empresas deben encontrar una manera de superar sus temores a la adopción de la nube.

Mover toda esta fecha a la nube puede parecer una tarea hercúlea, y de ninguna manera es un proceso simple o rápido. Es comprensible, especialmente dados los temores en torno a la pérdida de datos y las infracciones de cumplimiento, que asumir el desafío utilizando los recursos internos existentes pueda parecer abrumador para las empresas. Aprovechar la ayuda de socios tecnológicos externos puede ayudar a contrarrestar estos temores.

Dado que la mayoría de las empresas ya han comenzado este viaje a raíz de Covid-19, es vital que lo lleven a cabo y se aseguren de hacerlo de forma segura, eficaz y eficiente. Esto no solo les proporcionará una ventaja competitiva inmediata, sino que también lo hará en el futuro.

A medida que la cantidad de datos sigue aumentando, también lo hace su valor y el riesgo asociado a ellos. En tiempos de incertidumbre, tanto económica como geopolíticamente, es vital que las empresas aprovechen este valor en su máximo potencial. Para lograrlo, al tiempo que se evita el riesgo financiero que conlleva la normativa sobre datos, las empresas deben conocer todos sus datos: qué son, dónde se almacenan y cómo acceder a ellos.

Ya sea que las empresas almacenen sus datos en las instalaciones, en la nube o en un híbrido de los dos, necesitan esta visibilidad para poder operar e innovar con confianza. Desde este punto de vista, pueden usar sus datos de manera efectiva y eficiente para navegar a través de la turbulencia económica.

Ian Wood es director senior, jefe de tecnología UK&I, en Veritas Technologies.

agosto 1, 2021

Contenido relacionado