loading request

Presentación de una nueva estrategia ética para una década de acción climática.

Henry_ht


A lo largo de los siglos, la catástrofe ha tenido un efecto profundo en la ingeniería como profesión y en la forma en que se espera que actúen los ingenieros.

Desde los desastres del ferrocarril del río Ashtabula y el puente Tay a fines del siglo XIX, hasta Grenfell, los trágicos eventos siempre han resaltado la realidad del papel de un ingeniero en la seguridad pública y han dado lugar a compromisos éticos asumidos por quienes se incorporan a la profesión para servir a la Bien público.

Ahora, gracias a los avances en el modelado científico, tenemos una advertencia justa de los problemas sistémicos, así como de las tendencias actuales y futuras, no solo de eventos individuales a la vista. Ya no se trata solo de reaccionar ante los desastres, sino de crear de manera proactiva un futuro mejor. Nos quedan poco menos de diez años para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas: evitar el cambio climático irreversible y la pérdida de biodiversidad y lograr un futuro mejor y más sostenible para todos. El reloj no se detiene y el tiempo se acaba.

Consideraciones éticas en el centro de atención

El concepto de ética dentro de una profesión no es nada nuevo. Los médicos tienen un deber moral con sus pacientes, ante todo. Los abogados tienen el deber moral de con la justicia, ante todo. Entonces, ¿qué pasa con los ingenieros?

Ya existen algunos estándares, como la Declaración de principios éticos de la Real Academia de Ingeniería y el Consejo de Ingeniería.

Pero a la luz de la crisis actual, es necesario actualizar más completamente la ética de la ingeniería para alentar a los ingenieros a reflexionar y pensar críticamente sobre su impacto en las personas y el planeta. Esto también debe aplicarse de manera más eficaz para influir en la toma de decisiones, lo que permite a los ingenieros la oportunidad de integrar la responsabilidad global en su trabajo.

Esto es fundamental porque a menudo es demasiado fácil ignorar el impacto más amplio de las decisiones de ingeniería en la búsqueda de la solución más rápida, más barata o más obvia. Los objetivos de sostenibilidad a menudo se consideran algo «agradable de tener» en lugar de un elemento central del diseño. La construcción de defensas contra inundaciones, por ejemplo, se está volviendo más importante en un mundo afectado por el cambio climático. Pero, ¿qué pasa si restringen el acceso a los ríos y los alimentos para las comunidades locales y, por lo tanto, perjudican significativamente la calidad de vida?

Las consideraciones éticas tampoco se limitan al medio ambiente: también están vinculadas a cuestiones sociales y económicas más amplias. Tomemos como ejemplo el desarrollo de nuevas tecnologías. Los vehículos autónomos, por ejemplo, plantean cuestiones importantes en torno a la interacción con los conductores humanos y el desplazamiento de peatones y ciclistas en los centros urbanos y urbanos. ¿Y qué hay del impacto en las oportunidades laborales de las personas empleadas en el sector del transporte?

También en el mundo académico, las decisiones éticas pasan a primer plano. Los profesores y otro personal docente están bajo presión para facilitar conversaciones críticas con estudiantes de ingeniería y actualizar el aprendizaje que se ocupa de problemas realmente desafiantes. Esto podría implicar descolonizar la educación en ingeniería y poner un mayor énfasis en la consideración de la justicia racial.

En resumen, no basta con enseñar a los ingenieros a diseñar y construir. Como lo demuestra el Informe de ingeniería de la UNESCO 2021, si queremos cumplir con los ODS, también deben aprender a conceptualizar su trabajo dentro de un ecosistema social, disciplinario y ambiental más amplio y de múltiples capas y pensar de manera más integral sobre los beneficios regenerativos que genera. podría traer al mundo. Es un deber moral abordar la injusticia social y ambiental, dada la posición de privilegio que ocupamos en el impacto que tenemos en la vida de las personas, los medios de vida y nuestro medio ambiente, con las soluciones que ayudamos a crear.

¿Cómo hacemos ese cambio?

En Engineers Without Borders UK, hemos lanzado una nueva estrategia de nueve años que nos guiará a través de la Década de Acción hasta 2030. Junto con nuestros talleres, la estrategia tiene como objetivo poner la responsabilidad global en cuatro acciones centrales:

Actúe responsablemente. Para satisfacer las necesidades de todos dentro de los límites de nuestro planeta. Este debería ser el propósito principal de la ingeniería.

Actuar con propósito. Considerar todas las influencias e impactos de la ingeniería, desde el inicio de un proyecto o producto hasta el final de su vida. Esto debería ser a escala global y local, para las personas y el planeta.

Activamente inclusivo. Asegurar que se incluyan y respeten diversos puntos de vista y conocimientos en el proceso de ingeniería.

Acción regenerativa. Restaurar y regenerar activamente los sistemas ecológicos, en lugar de simplemente reducir el impacto.

Únase hoy y asuma este compromiso de responsabilidad global porque juntos estamos redefiniendo las fronteras de la ingeniería.

julio 10, 2021

Contenido relacionado