loading request

8 razones por las que los inversores deberían valorar las empresas con una fuerza laboral global

Henry_ht


Antes de COVID-19, un número creciente de empleados ya había comenzado a buscar un cambio al trabajo remoto. El equilibrio entre el trabajo y la vida personal se ha convertido en una prioridad cada vez mayor para las posibles contrataciones, y se abre camino en las entrevistas de trabajo junto con los seguros y otros beneficios. Los bloqueos provocados por la pandemia simplemente forzaron la mano de muchos gerentes que ya estaban recibiendo un número creciente de solicitudes para trabajar desde casa.

Es posible que las empresas hayan invertido en trabajo remoto como una necesidad del coronavirus, pero algunos empleados están dando un paso más y saltando las fronteras internacionales. Las empresas también están descubriendo que los solicitantes para sus puestos remotos están llegando desde todo el mundo.

Los empleadores que adopten este cambio global encontrarán que los beneficios van en ambos sentidos. Si bien todavía existen desafíos para expandir la fuerza laboral más allá de las fronteras políticas, hoy es más fácil que nunca emplear un equipo global.

¿Qué está sucediendo a nivel mundial?

Una creciente dependencia de una fuerza laboral diversa ha provocado un aumento correspondiente en el número de empresas orientadas a los servicios que abordan los obstáculos de la globalización. Estas empresas facilitan la entrada a la comunidad internacional al abordar preocupaciones específicas como el mantenimiento de una nómina global y la superación de problemas legales.

Las empresas orientadas al servicio ayudan a mantener la competitividad de las empresas administradas a nivel mundial con beneficios fáciles de usar, como un plan 401k para pequeñas empresas totalmente en línea.

La expansión normalmente requiere muchas formas de inversión, y los inversores están dispuestos a ir más allá de un discurso de ascensor al evaluar las oportunidades. Aquí hay ocho razones por las que los inversores deberían recompensar a las empresas que se han atrevido a dar el paso internacional.

1 Una fuerza laboral global puede reducir considerablemente los gastos generales de oficina

Cuando golpeó COVID, gran parte de la fuerza laboral de oficinas en todo el mundo abandonó la granja de cubículos para trabajar en casa. Esto hizo que los ejecutivos se preguntaran si realmente tenían que pagar por tanto espacio de oficina en el futuro. Los pies cuadrados requeridos para mantener el distanciamiento social continuo hacen que el regreso completo al trabajo en la oficina sea aún menos atractivo financieramente.

Cuando el trabajo en las instalaciones está cada vez más fuera de la mesa, la geografía importa cada vez menos. Entonces, ¿qué pasa si uno de los mejores y más productivos trabajadores de una empresa está en Chennai en lugar de Chattanooga?

2 Ayuda a las empresas a gestionar el riesgo relacionado con desastres

Internet comenzó cuando ARPANET se desarrolló inicialmente para mantener el flujo de datos confidenciales en caso de que una guerra o un desastre natural destruyera un centro de datos. La redundancia fue la clave para protegerse contra pérdidas catastróficas, tanto entonces como ahora.

Las empresas pueden aplicar el mismo principio a su fuerza laboral. La dispersión geográfica puede proteger contra los riesgos (eventos climáticos, agitación política, etc.) asociados con todos los empleados que trabajan en un solo lugar.

3 Eleva la reputación de una empresa

Las empresas que tienen trabajadores en otro país desarrollan de forma natural una mayor comprensión del mundo más allá de sus fronteras. No puedes evitar preocuparte más por las ciudades cuando conoces a las personas que viven en ellas.

Cuando una empresa abre su visión al mundo en general, crea una percepción más positiva de esa empresa. Es más probable que los clientes de mercados lejanos hagan negocios con empresas que tienen presencia local, incluso una pequeña.

4 Ayuda a equilibrar una población que envejece

En Occidente en particular, la edad promedio de los trabajadores está aumentando. En muchas naciones en desarrollo, esa tendencia se invierte. Al mantener una presencia en múltiples ubicaciones, las empresas no se ven obligadas a elegir entre trabajadores mayores y más experimentados y principiantes ansiosos.

Ambas poblaciones pueden incorporarse al redil, promoviendo un cruce de conocimientos adquiridos con talento, energía y nuevas perspectivas.

5 Puede mejorar la cultura laboral en las naciones emergentes

No estar sujeto a las oportunidades de empleo locales permite a los empleados de alta calidad superar sus circunstancias y mejorar su suerte en la vida. Si bien puede haber desafíos técnicos o tecnológicos que superar, los beneficios de ofrecer oportunidades en áreas subdesarrolladas van más allá de que una persona obtenga un mejor sueldo.

Las prácticas mejoradas en todo, desde la sostenibilidad hasta el acoso sexual, se extenderán por todo el panorama empresarial local. Los empleados exitosos estarán capacitados para mejorar no solo su propia posición, sino también la de los demás.

6 Mejora la comprensión de la cultura local por parte de las empresas

Las empresas que deciden ingresar a un mercado extranjero pueden reducir en gran medida el riesgo de cometer errores costosos simplemente por tener un empleado en ese mercado.

Las cadenas de suministro globales y las comunicaciones basadas en tecnología pueden ayudar a las empresas a ingresar a nuevos mercados, sí. Pero escuchar las voces locales puede ayudarlos a evitar errores o, peor aún, ofender involuntariamente a su público objetivo.

7 Amplía el acceso al talento

Las empresas pueden tener la necesidad de un conjunto de habilidades especiales que no se están abordando adecuadamente en la comunidad local. La falta de talento local altamente calificado puede, en el pasado, haber obligado a los empleadores a conformarse con los cuerpos disponibles.

Dado que la fuerza laboral ha cambiado durante la pandemia, las empresas tienen nuevas oportunidades para reconsiderar el nivel de desempeño que aceptarán. La apertura de puestos a los trabajadores de todo el mundo puede permitir a las empresas nivelar sus expectativas en términos de niveles mínimos aceptables de habilidades.

8 Una fuerza laboral global mejora el desempeño

Un trabajador que debe ocupar un cubículo de 8 a.m. a 5 p.m. puede que esté funcionando de forma productiva o no. La mente de ese empleado podría estar preocupada por alguna demanda personal insatisfecha que podría haberse remediado fácilmente con una hora de inicio posterior.

Hoy en día, las herramientas de productividad sofisticadas pueden facilitar una evaluación precisa del valor de un empleado para la empresa. En muchos casos, ya no es necesario crear espacios de oficina elaborados o exigir un horario fijo. De hecho, es probable que los empleados sean más productivos cuando no se ven obligados a escuchar una conversación sobre el gran juego de anoche mientras compilan un informe.

Más importante aún, abordar las necesidades de estilo de vida de los empleados, sin importar dónde vivan, hará mucho para fomentar la lealtad. Alguien que pueda cumplir con los plazos y las expectativas cuando nadie está mirando apreciará la flexibilidad que ofrece una empresa y trabajará mejor en el trato.

Del dolor a la ganancia

No se puede esperar que la reconfiguración de la fuerza laboral sea sencilla. Las empresas definitivamente experimentarán obstáculos en el camino hacia una fuerza laboral globalizada. Sin embargo, muchas empresas que han realizado el cambio han descubierto que ofrece muchos más aspectos positivos de los que anticipaban.

Una fuerza laboral globalizada ofrece a las empresas una variedad de oportunidades rentables y eficiencias operativas. Los inversores deben tomar nota.

febrero 17, 2021

Contenido relacionado