loading request

Por qué la identidad digital hará o romperá el Metaverso

Henry_ht


En mundos virtuales donde la apariencia es personalizable, el potencial de fraude es mayor que nunca.

Muchas marcas, incluidas Coca-Cola, Nike y Disney, están creando experiencias en Metaverse, pero el espacio virtual sigue siendo un concepto bastante nebuloso. Está lejos de entenderse por completo, incluso para las partes interesadas más entusiastas, y hay un largo camino por recorrer antes de que se enfocan las aplicaciones potenciales de los mundos virtuales.

Caitlyn Ryan, EMEA VP de Meta’s Creative Shop, ha definido Metaverse como «un conjunto de espacios virtuales donde puedes crear y explorar con personas que no están en el mismo espacio físico que tú». En resumen, es una plataforma inmersiva donde las personas pueden colaborar, socializar y formar parte de una experiencia compartida. Con informes que sugieren que se prevé que el valor total del Metaverso alcance los 36.000 millones de dólares para 2025, no sorprende que los líderes empresariales estén ansiosos por comprender su verdadera capacidad.

En medio de la exageración y el potencial, hay mucho trabajo por hacer para establecer los fundamentos que harán del Metaverso una experiencia segura para todos. En particular, el acceso debe estar respaldado por identidades verificadas. Sin identidades verificadas en el metaverso, los bots anónimos pueden causar estragos. Para las empresas, los empresarios y las celebridades, los suplantadores pueden causar daños a su marca y reputación, sin mencionar las nuevas oportunidades que crea para los estafadores y defraudadores. Por lo tanto, garantizar una identidad confiable será fundamental para la seguridad y el éxito del Metaverso.

A diferencia del mundo real, las apariencias en el Metaverso pueden ser engañosas. Las personas podrán crear avatares digitales para representarse a sí mismos. Esto hace que vincular dicho avatar a una identidad humana legítima sea aún más importante. En mundos virtuales donde la apariencia es personalizable, el potencial de fraude es mayor que nunca.

Puede parecer que esto no conlleva una amenaza inmediata, pero para las grandes organizaciones abre las compuertas a los actores nefastos. Escanear caras o fotos para crear avatares de una semejanza de la vida real, sin verificar primero que la semejanza y la persona que la crea coincidan, podría presentar oportunidades para el fraude y la desconfianza en el sistema.

Por ejemplo, a medida que el comercio de activos digitales como criptomonedas y NFT se vuelve más popular y potencialmente lucrativo, Metaverse podría convertirse en un objetivo claro para los estafadores y ciberdelincuentes.

Independientemente de cómo se vea el avatar de un individuo, es crucial que los demás puedan confiar en que son quienes dicen ser. En la mayoría de los casos, esto significa resaltar en el metaverso cuando la identidad de un usuario se ha comparado y verificado con un ser humano real. Brindar la oportunidad de dicha verificación ayudará a mejorar el nivel de confianza en el sistema.

Sin embargo, esto no significa exponer automáticamente las identidades reales de los usuarios sin darles la opción del anonimato. Después de todo, mantener ocultas las identidades en línea y en foros digitales puede ser vital para proteger a las minorías y otros usuarios vulnerables, y para combatir la represión y la corrupción. Los usuarios de Metaverse deberían poder elegir si verificar visiblemente sus identidades reales; si no lo hacen, los demás habitantes pueden optar por no interactuar con ellos.

La verificación de identidad será crucial para habilitar muchos de los casos de uso para mundos virtuales. Desde una perspectiva corporativa, Metaverse tiene el poder de revolucionar el trabajo híbrido al reunir los beneficios de la comunicación en persona y remota, erradicando el problema de los recursos de oficina finitos y permitiendo que cada avatar acceda a herramientas que optimizan lo que están diciendo o presentando. Pero las organizaciones deben considerar cuidadosamente las implicaciones para la gestión de acceso antes de llevar las reuniones, la colaboración y el intercambio de datos a este escenario virtual. Si los avatares son completamente personalizables, ¿cómo puede estar seguro de que la persona correcta acaba de ingresar a su reunión? Con información confidencial potencialmente en juego, los empleadores deben garantizar la legitimidad de quienes están detrás de los avatares.

La verificación de edad también será importante. Metaverse proporcionará una nueva dimensión a las salas de chat y otras plataformas relacionadas con la edad. Las apariencias de los avatares pueden cambiar regularmente y, sin duda, habrá intentos ilegales de acceder a contenido restringido, como nuevas experiencias de juego o cines virtuales.

Es probable que la infraestructura de Metaverse también se utilice para respaldar la transacción de bienes y servicios utilizando NFT y otras formas de moneda digital, lo que hace que sea crucial comprender con quién está intercambiando pagos.

Estos casos de uso resaltan por qué, en entornos digitales como Metaverse, la verificación de identidad en línea debe ser rápida y sólida, con el nivel adecuado de privacidad y seguridad. Ya sea que esto signifique ayudar a los usuarios a ver qué avatares tienen una identidad real «verificada» conectada a ellos, o algo más, será importante mitigar los primeros informes de actividad nefasta en la plataforma. No es necesario que se muestre la identidad real de una persona, pero es importante mostrar al menos que un avatar está respaldado por una persona real para proteger a los usuarios y permitirles tomar decisiones informadas sobre con quién interactuar, al tiempo que se garantiza la responsabilidad. e impulsando la confianza.

En última instancia, Metaverse sufre de muchos problemas que tiene el mundo en línea más amplio. En un apuro por capitalizar este nuevo concepto innovador, tanto los que construyen Metaverse como las organizaciones que buscan aprovecharlo no pueden pasar por alto los conceptos básicos para garantizar que tenga seguridad y protección en su núcleo.

Matt Peake es director global de políticas públicas en Onfido.

julio 29, 2022

Contenido relacionado