loading request

Vista desde la India: la neurociencia aprovecha la IA para generar lealtad a la marca

Henry_ht


¿Pueden las marcas disfrutar de la lealtad del cliente en la era digital? ¿Sería posible conectar la neurociencia con la IA y el aprendizaje automático para generar jingles? Quizás.

Se pueden aprovechar tecnologías como la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático para crear experiencias personalizadas. Las industrias de marketing y publicidad confían en ellos para eso. “Las marcas pueden construir máquinas inteligentes y hacer que aprendan utilizando el aprendizaje automático. Esto puede generar datos de clientes que pueden ajustarse a sus preferencias. El compromiso del cliente puede ocurrir a través de chat y bots de voz, reconocimiento de voz, visión por computadora y procesamiento de lenguaje natural o NLP”, dijo Santosh Bhat, jefe de ciencia de datos, PolicyBazaar.com, hablando en la ‘Cumbre virtual sobre marca y marketing’ de ASSOCHAM.

La preferencia del cliente puede ser seguida por el compromiso del cliente, pero no necesariamente por la lealtad a la marca. Es posible que las personas no sean leales a una marca en particular en la era digital. Entonces es crucial utilizar la tecnología para impulsar la lealtad del cliente.

“La tecnología podría ayudar a personalizar los mensajes para los clientes. Por ejemplo, se puede usar una combinación de puntos de datos para evaluar al cliente y, si es posible, establecer una conexión emocional con él”, dijo Manish Gupta, director de información del grupo, Aditya Birla Group.

La tecnología también podría ayudar a crear una experiencia coherente y fluida para cumplir con las expectativas del cliente. “La conciencia de marca genera clientes potenciales y rendimiento. En el mundo en línea, hay margen para la personalización. Esto podría verse como una oportunidad para los especialistas en marketing”, destacó Vikram Sakhuja, director ejecutivo del grupo, Madison Media.

Para ilustrar, una marca de ropa que vende en línea puede incorporar herramientas de inteligencia artificial para crear diseños y variaciones para despertar el interés del consumidor y generar valor para la marca. Cuando la IA se utiliza como herramienta para fidelizar a los clientes, el cliente se convierte en el centro de atención. El viaje del cliente se puede trazar junto con los puntos de contacto. Se puede crear una estrategia de datos e integrar interacciones con los clientes. Las herramientas de inteligencia artificial y aprendizaje automático pueden ayudar a monitorear las interacciones con los clientes. Esto podría simplificar el marco y las variables se pueden usar para realizar ventas cruzadas a los clientes.

“Probablemente se podría comenzar con lo básico para el cual todas las formas de interacción, como correo electrónico, chatbot, llamadas de voz y mensajes de voz a texto, deben mapearse juntas. Las señales de audio también se pueden convertir en texto para arrojar luz sobre el perfil, el contexto y la intención del cliente”, agregó Bhat.

Las nuevas empresas de la nueva era integran chatbots en el sistema para hacer que el producto o servicio sea más contextual para los clientes. Podría ser más como un programa de conexión con el cliente. “Una perspectiva futurista podría ser que el marketing de rendimiento esté en aumento. La demanda de marketing directo podría aumentar debido a la necesidad sentida de conocer al consumidor y personalizar la oferta en consecuencia”, explicó Puneet Das, presidente (bebidas envasadas, India y el sur de Asia), Tata Consumer Products Ltd.

El enfoque de las plataformas OTT (over-the-top) es diferente al de las marcas. Una vez que se construyen las plataformas OTT, se pueden reutilizar. Esto podría ser posible a través de etiquetas que se construyen alrededor del contenido, mientras que los algoritmos pueden recomendar contenido para ver. El mismo motor de recomendaciones probablemente podría funcionar como una herramienta de marketing. Para ilustrar, las plataformas OTT como Netflix y Hotstar tienen clientes habituales. La gente vuelve a estas plataformas una y otra vez. Las razones podrían atribuirse al empaque, la presentación y el marketing del contenido.

Desde una perspectiva de datos, la arquitectura tecnológica general puede facilitar la construcción de una base de clientes leales. Por lo tanto, el equipo de tecnología y el equipo de marketing probablemente podrían coordinarse para definir la estrategia de datos. “Lo que podría cambiar las reglas del juego es la forma en que los datos se recopilan, se limpian y se hacen atractivos para el cliente. Donde sea necesario, los algoritmos podrían usarse para hacer las recomendaciones necesarias. Los algoritmos se derivan del filtrado basado en contenido, que arroja luz sobre los rasgos de comportamiento”, razonó Bhat.

Continuando, ¿qué hay de la neurociencia en el mundo de la música? “Nuestro cerebro asocia una emoción particular con un sonido particular. Entonces, cuando hacemos ese sonido en particular, expresamos esa emoción en particular. El cerebro está programado para detectar emociones positivas y negativas”, agregó el Dr. AK Pradeep, fundador y director ejecutivo de MachineVantage. De manera similar, piense en sonidos tridimensionales en el espacio. Los algoritmos han tomado parte de la música y pueden verse como una curva.

“Los algoritmos pueden analizar el estado de ánimo de la música. La máquina se alimenta de notas musicales y hace música. La máquina puede incluso componer notas rítmicas y melodiosas. En el mundo digital, actualice las marcas con sonidos que sean apropiados para la marca. Esto podría ser posible alimentando algoritmos con notas musicales específicas”, observó el Dr. Pradeep. El software probablemente podría ayudar a hacer que el estado de ánimo de la música sea triste o alegre o cualquier otra emoción.

En el mundo digital, la IA y el aprendizaje automático podrían ayudar a crear una marca sónica y también a verificar si funciona. Los algoritmos pueden medir si la música resuena con la marca. Eso nos lleva a la neurociencia, que utiliza inteligencia artificial y aprendizaje automático para comprender la música. Un giro futurista apunta a máquinas que probablemente podrían hacer música. Lo que genera el algoritmo podría estar protegido por IP. Tal vez podría abrir un nuevo mundo para las notas musicales muy apreciadas por los ascensores y los centros de llamadas, entre otras opciones. Hay que tener cuidado de que la máquina no supere al humano; en este caso, el músico.

Los dejo con esos pensamientos resonantes.

julio 29, 2022

Contenido relacionado